Centro García Lorca
Cómo llegarContactoEnglish site
EEA Grants
EEA Grants
Menú

Abstracción andaluza

1957-1982
>   16 marzo - 30 abril
   |   Sala de Exposiciones
>   Entrada: 
Gratuita hasta completar aforo
Abstracción andaluza
·Fragmento del cartel

 

La exposición Abstracción andaluza 1957-1982, comisariada por Hernando Pérez Díaz y Carmen Aranguren, presenta en el Centro Federico García Lorca un total de 68 obras procedentes de colecciones particulares, galerías de arte, artistas e instituciones, que suponen un completo panorama de la pintura abstracta en Andalucía.

Para limitar el discurso se han tomado como referencia dos fechas ligadas a varios hitos en la historia del arte contemporáneo en España: el año 1957, en el que aparece, por un lado, el Equipo 57, formado por los cordobeses José Duarte, Juan Serrano y Juan Cuenca, el cacereño Ángel Duarte y el bilbaíno Agustín Ibarrola, con su primera exposición en el café Le Rond Point de París, y, por otro, el Grupo El Paso, cuna del informalismo, con Manuel Rivera como uno de sus miembros fundadores. La fecha límite de la muestra es 1982, la de la primera edición de ARCO, que supuso la vuelta a las corrientes figurativas con la transvanguardia italiana y el neoexpresionismo alemán.

Dos grandes nombres capitanean la exposición: José Guerrero y Manuel Rivera. Habitante de Nueva York desde 1950, Guerrero adoptó como propios y para siempre los postulados de la abstracción. Cuando regresó a Granada en 1965 pintó, entre otros, el lienzo que forma parte de la muestra y que perteneció a la familia García Lorca. En cuanto a Rivera, mostramos dos tempranísimas mallas, de 1959 y 1960.

Antes que ellos, sin embargo, ya habían hecho abstracción Rafael Alberti, autor de la primera exposición abstracta de un artista español, en 1922, en el Ateneo de Madrid, o Manuel Ángeles Ortiz, del que se exponen varias obras en papel y una escultura.

A lo largo de las salas se pueden rastrear las dos grandes corrientes de la abstracción: la gestual y la geométrica. En cuanto a la geométrica destacan nombres como Manuel Barbadillo o Tomás García Asensio: ambos utilizaron computadoras del Centro de Cálculo de la Universidad Complutense de Madrid a modo de herramienta artística. Geométricos son también el onubense Pedro García Ramos o la granadina afincada en Málaga Pepa Caballero. Pepe Soto, Cristóbal Povedano o un José María Báez son también algunos de los artistas presentes en la muestra que se expresaron en los planos y el color.

En la vertiente gestual encontramos artistas tan dispares como Luis Gordillo, del que se presenta un dibujo de 1959, recién llegado de su primer viaje a París, y los malagueños Enrique Brikmann y Francisco Peinado.

Miguel Rodríguez-Acosta y Jaime Burguillos son dos artistas dispares que siguieron procesos parecidos de transición del paisaje a la abstracción.

En la segunda mitad de los años 70, aparecen en Sevilla figuras como José Ramón Sierra, Juan Suárez y Gerardo Delgado, quienes --además de su formación como arquitectos-- comparten el compromiso con la modernidad y consagran la renovación artística sevillana. Tras ellos vendrán Ignacio Tovar, Juan Lacomba y José María Bermejo.

Mientras, en Granada, Julio Juste, Juan Vida, Pablo Sycet (que nació en Gibraleón), Valentín Albardíaz y Antonio Moscoso, entre otros, experimentaban, cada uno con un lenguaje propio, las corrientes de la abstracción. Todos ellos están en esta muestra, en la que también se incluyen obras de Juan Manuel Brazam, Alfonso Alb acete, Jorge Lindell, dámaso Ruano, Agustín Rodríguez, Pepe Espaliú, Vicente Brito, Nacho Criado, Manuel Salinas, Miguel Pérez Aguilera, José Caballero, Miguel Berrocal, José Bornoy y Pedro Simón.